Origen de las flores

“La enfermedad es el lenguaje que el cuerpo utiliza mediante síntomas indicando la situación o

conflictos a resolver, que no puede expresar a través de la conciencia”

Cuando hablamos de enfermedad no solo se atribuye a la física sino a todos los niveles en el que el ser humano o cualquier ser vivo es holisticamente.

La Terapia Floral es una herramienta terapéutica creada por el Dr. Edward Bach en 1930, prestigioso médico homeópata que ejerció en un gran hospital de Londres.

Especialista en Bacteriología, fue un gran innovador en materia médica y el primero en relacionar los bloqueos emocionales y mentales con los síntomas de la enfermedad.

Se le atribuye el descubrimiento de “los remedios florales” utilizados por profesionales de la salud en todo el mundo.

Al ser un hombre con una gran visión Holística y una extrema sensibilidad a las energías sutiles, se dio cuenta de que a veces le afectaba en exceso el entorno, proporcionándole desequilibrio, por lo que se aventuró en averiguar los efectos de las diferentes flores que tenía en su entorno en Gales, donde permaneció los últimos años de su vida.

Investigó en él mismo, el efecto terapéutico que experimentaba cuando se exponía a una flor determinada, creando así un método curativo natural y un sistema respetuoso e integral de elaboración.

Percibió que al colocar flores de una determinada especie en un recipiente con agua de manantial y exponerlas al sol durante un tiempo determinado, se obtenía una poderosa tintura vibracional, por los efectos sutiles que la luz proporcionaba en el agua al potenciar las cualidades energéticas de la flor.
De esta forma descubrió que el patrón energético de la esencia, actuaba en los niveles mental, emocional y espíritu, proporcionando la reestructuración y comprensión de los mismos.

El Dr. Bach consideraba que la enfermedad era consecuencia del conflicto entre alma y personalidad, cuando ésta no quiere hacer lo que el alma necesita para aprender.
Por lo tanto, si se trataban únicamente las manifestaciones físicas, no se retornaría a la salud, pues solo se fija en sus efectos, pero no en sus causas, por ello él cultivaba cada caso, como una individualidad con el todo, y buscaba el conflicto en la actitud mental de la persona aplicando el remedio floral que le retornaría al equilibrio y bienestar natural.

Su objetivo era, “Sanar” potenciando las habilidades de la persona, erradicando su ignorancia y dándola a conocer las causas que la hacen enfermar. Pensaba que el ser humano está integrado por dos estructuras que son el ALMA y la PERSONALIDAD.

El ALMA busca aprender para poder evolucionar y para ello necesita descender a la tierra, encarnar en una personalidad y vivir en relación.

LA PERSONALIDAD es el pivote de la existencia, vehículo del alma y el Alma la crea para aprender y poder evolucionar.
Es un gran sistema emocional que representa las formas en que buscamos la protección, el amor, la seguridad, la nutrición, la supervivencia.